¿Diseño gráfico sostenible? Si, existe.

Diseño gráfico sostenible, ¡te damos al bienvenida!, o más bien el concepto que se va asentando como tendencia: el Ecodiseño.

Hace ya varios años que se viene trabajando en la idea de que las marcas poco a poco vayan siendo más sostenibles y responsables con el entorno. Ya no vale quedarse en las acciones de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) que surgieron hace aproximadamente 60 años. Estas hacían que la percepción de tu marca cambiase con acciones de carácter externo. Un ejemplo es la participación en programas de voluntariado o la inversión en fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro. Básicamente, una tendencia basada en una serie de obligaciones y compromisos éticos que dotaban a tu institución de una posición favorable en cuanto a la imagen y posicionamiento en la mente del consumidor de tu marca.

Los tiempos han cambiado

Los tiempos han cambiado desde la década de los 50 y 60, eso está claro. Cada vez más tenemos que ser conscientes desde dentro para poder predicar con el ejemplo. Fue aquí dónde nos surgió la duda y nos llevó a hacernos la siguiente pregunta, ¿dónde entramos los diseñadores gráficos para formar parte de este proceso de conseguir ejecutar un diseño gráfico sostenible y hacer que las marcas progresen con nosotros y entiendan esta transformación?

Lo más importante en esta fase es, en primer lugar, entender el concepto de sostenibilidad. Este abarca mucho más que la idea con que lo identifica un amplio porcentaje de personas como sinónimo del ecologismo. Bien, la sostenibilidad por supuesto, va de la mano del ecologismo pero acoge de la misma manera el crecimiento económico y la búsqueda constante de la mejora en el bienestar social.

Una vez más, una vez entendido el punto anterior nos preguntamos ¿Cómo crear un diseño gráfico sostenible que incorpore todos estos factores? Existen varias ramas que poco a poco se van asentando en el sector. Cada vez somos más agencias quienes trabajamos día a día en el desarrollo del concepto que os detallamos a continuación.

Diseño gráfico sostenible traducido en ECOBRANDING. ¡Resulta que reciclar creando identidades de marca es más que posible!

Esta nueva tendencia pretende concienciar al sector, haciéndonos entender lo importante que es la búsqueda de alternativas gráficas para gastar menos, consiguiendo reducir gastos siendo a la vez más ecológicos. Un claro ejemplo del ecobranding se fundamenta en el desarrollo creativo de los logotipos de las marcas. No hay más que reducir la cantidad de tinta para conseguir resultados inmediatos. Esto nos lleva a unos diseños más minimalistas, con trazados más finos, y con un consecuente ahorro. Este sencillo gesto ha hecho que miles de empresas reduzcan gastos en materia de impresión de manera asombrosa.

Si damos un pasito más y empezamos a trabajar en la impresión de materiales corporativos es hora de decidir qué tipo de materiales utilizaremos para qué tipo de impresiones. ¿Quién iba a concebir un mundo sin las pajitas de plástico del Mcdonalds o de cualquier establecimiento de comida rápida? Pues sí, es posible y sí, de la noche a la mañana. ¡Les dijimos ADIÓS,y sin enterarnos! Siempre hay alternativas al uso de plásticos y materiales no reciclables. Una de las pautas que siempre nos marcamos para reinventarnos a la hora de implementar nuestro propio diseño gráfico sostenible es focalizar el concepto en: ¡REALIZAR UN DISEÑO CENTRADO EN EL USUARIO! Esta sencilla premisa te permitirá ver y acceder a todas las alternativas posibles para hacer de tu diseño un producto mucho más sostenible.